La toxina botulínica, popularmente conocida como bótox, es una neurotoxina que tiene la capacidad de producir una relajación del músculo. La toxina botulínica se elabora a partir de una bacteria llamada Clostridium botulinum, cuya popularización y uso más extendido es gracias a la medicina estética por su gran efecto preventivo y corrector contra el envejecimiento.

¿Cómo funciona la toxina botulínica?

El bótox es el medicamento idóneo para hacer desaparecer las arrugas de expresión del tercio superior del rostro, (patas de gallo, frente y entrecejo). El bótox actúa relajando los músculos de la cara que las producen, sin quitar expresión, pero evitando que esa arruga se convierta en surco.

toxina botulínica frente

Tratamiento de toxina botulínica

Es importante acudir a revisión tras aplicarte este tratamiento, ya que el bótox no tiene resultados matemáticos, por lo que en la revisión debe ser entre los 10 y 15 días posteriores al tratamiento y se puede necesitar un retoque.

El bótox es un medicamento muy seguro que se utiliza desde hace más de 20 años en muchas especialidades médicas, como neurología, medicina estética, oftalmología y otras, aunque en medicina estética es el área donde más se utiliza.

¿Qué personas pueden recibir el tratamiento de toxina botulínica?

Para recibir la aplicación de bótox, el paciente debe ser mayor de edad y ser saludable. Algunas personas no deben recibir inyecciones de la toxina botulínica; por ejemplo, quienes:

  • tengan enfermedades neuromusculares, como esclerosis múltiple
  • tener un embarazo
  • padecer debilidad en músculos concretos del rostro
  • padezcan ptosis (párpados caídos), la piel de la cara muy gruesa o facciones asimétricas

Resultado del tratamiento de bótox: A partir del 4º día se empiezan a notar los efectos de la toxina botulínica, pero hasta los 10-15 días no se apreciará el resultado final.

Duración del tratamiento de bótox: De 3 a 6 meses.

Anestesia: No.

toxina botulínica cara

Pide una cita

Pide una cita
He Leído Y Acepto Las Políticas De Privacidad