El aumento de pómulos con ácido hialurónico se utiliza para corregir los pómulos de la cara caídos, suavizando el hundimiento de la piel y recuperando la forma oval del rostro.

Este tratamiento se aplica con el objetivo de mejorar el aspecto de la cara, levantando las mejillas para remarcar los pómulos. De esta forma se logra afinar el rostro y evitar que la caída de los pómulos pronuncie otras arrugas presentes en la cara.

Con el relleno de los pómulos logramos eliminar los huesos marcados de la cara. El hundimiento de la cara provocado por la caída de la piel se rellena con la cantidad adecuada de ácido hialurónico, variando la cantidad de la dosis que se inyecta en función de las necesidades del rostro de cada paciente.

El tratamiento de aumento de pómulos con ácido hialurónico se lleva a cabo aplicando microinyecciones de ácido hialurónico en las mejillas. Esta sustancia devuelve a la piel el volumen perdido y dota al rostro de un mayor equilibrio de manera natural.

El ácido hialurónico es una sustancia natural que se encuentra en el organismo, lo que lo convierte en un relleno de pómulos ideal que permite conseguir resultados naturales en el rostro de forma inmediata.

Con el paso del tiempo el cuerpo absorbe el ácido hialurónico, por lo que la duración el tratamiento de aumento de pómulos es temporal.

Resultado: Inmediato.

Duración del tratamiento de aumento de pómulos: Hasta 18 meses.

Anestesia: No es necesaria.

Pide una cita

Pide una cita
He Leído Y Acepto Las Políticas De Privacidad