Genralmente la celulitis afecta a un 90% de las mujeres, y surge en épocas de cambios hormonales como la pubertad o un embarazo. Por lo que si eres mujer es posible que tengas celulitis en menor o mayor medida.

La celulitis, que también se conoce como piel de naranja, se trata de una acumulación de tejido adiposo en zonas concretas del cuerpo que generan depósitos antiestéticos de grasa, aguas y toxinas con esa forma tan característica en forma de hoyuelos o pocitos en la piel. Aunque es más común encontrarla en glúteos y piernas, también se puede localizar en el vientre y los brazos.

Cómo eliminar la celulitis

Existen varios tipos de celulitis, la compacta o fibrosa, edematosa y adiposa. En función del tipo de celulitis de cada paciente combinamos los tratamientos de una forma u otra.

La celulitis compacta o fibrosas es la más frecuente en personas jóvenes, independientemente de que tengan una vida activa y practiquen ejercicio.

Está relacionada, sobre todo, con desarreglos hormonales y se caracteriza por su consistencia compacta y porque puede doler al tacto. Está localizada en muslos, glúteos y caderas (cartucheras) y el aspecto acolchado o de piel de naranja aparece pellizcando la piel.

La celulitis edematosa es la que está relacionada con la retención de líquidos provocada por mala circulación sanguínea y linfática.

El cuerpo no puede eliminar las toxinas, y estas se acumulan en el cuerpo, se retienen en forma de líquidos y generan este aspecto celulítico.

Y por último, la celulitis adiposa, que es la asociada al exceso de peso y que se produce porque no existe una buena estimulación de la liberación de la grasa natural.

Este caso se suele presentar en las caderas, los glúteos, el vientre y las cartucheras.

Pide una cita

Pide una cita
He Leído Y Acepto Las Políticas De Privacidad