Existen varios tipos de celulitis, la compacta o fibrosa, edematosa y adiposa, en función del tipo combianremos los tratamientos de una forma u otra. La compacta es la más frecuente en personas jóvenes, independientemente de que tengan una vida activa y practiquen ejercicio, está relacionada, sobre todo, con desarreglos hormonales. Se caracteriza por su consistencia compacta y porque puede doler al tacto. Está localizada en muslos, glúteos y caderas (cartucheras) y el aspecto acolchado o de piel de naranja aparece pellizcando la piel. Encontramos la que está relacionada con la retención de líquidos provocada por mala circulación sanguínea y linfática, conocida como celulitis edematosa. Y por último la asociada al exceso de peso, que es la celulitis adiposa en la que no existe una buena estimulación de la liberación de la grasa natural.

Pide una cita