El envejecimiento de nuestra piel es algo inevitable, por cuestiones de naturaleza, y es causado por múltiples factores.

Entre ellos se destaca la degeneración celular, la flacidez muscular o la ralentización vascular de nuestro organismo, que sumado al paso del tiempo y nuestra propia genética, dan lugar al deterioro de nuestra piel.

Ahora bien, sabiendo que el envejecimiento es un proceso que no es reversible, la ciencia pone a nuestra disposición algunas alternativas para atenuar sus efectos. Aquí entra en juego uno de los tratamientos médico-estéticos más avanzados que hay en rejuvenecimiento facial: el Plasma Rico en Plaquetas (PRP).

¿Qué es el Plasma Rico en Plaquetas?

El PRP es una técnica basada en la bioestimulación que emplea el uso de una serie de procesos para activar biológicamente la piel. Esto lo hace un tratamiento completamente natural, lo que también lo hace libre de riesgos y de reacciones de cualquier tipo ya que se emplea una sustancia que proviene de la sangre del paciente, nada de químicos.

Es ideal para aquellos casos en los que se desea mejorar el aspecto de la piel, aumentar su firmeza y luminosidad.

Este tratamiento tiene diferentes aplicaciones en la medicina convencional, pero en el campo de la estética empezó a aplicarse en la década de los 90 (blefaroplastias, liftings faciales…etc,).

La clave del tratamiento se debe principalmente a la acción de las plaquetas que son las encargadas de generar nuevos tejidos con lo que se consigue una regeneración de la piel y una mayor producción de colágeno.

¿Cuál es el procedimiento?

El PRP consiste en extraer algunas muestras de sangre del propio paciente, y procesarlas bajo un estricto control médico y sanitario, de modo que podamos obtener una fracción de plasma con una alta concentración de plaquetas.

prp extracción

Esto nos asegura un nivel hasta siete veces más alto de factores de crecimiento que pueden actuar como regeneradores para la reducción de la inflamación, prevención de fibrosis, remodelación tisular y angiogénesis.

Luego la sangre pasa por un proceso de centrifugado que dura aproximadamente unos diez minutos. Este centrifugado permite la separación de las plaquetas de los glóbulos rojos. 

prp centrifugado

Una vez extraído y procesado, el PRP puede ser aplicado en cara, manos, escote y cuero cabelludo. Se realizan microinyecciones para introducir la sangre enriquecida en plaquetas en el organismo del que proviene, el paciente. La profundidad de las inyecciones y las zonas que se van a tratar dependerán directamente del estado de la piel donde se aplica y de la cantidad de arrugas y líneas de expresión.

Su efecto es progresivo y llega a su máximo potencial en unos veinte o treinta días. Se recomiendan tres sesiones anuales (en lapsos de tiempo de tres o cuatro semanas) para afinar su efecto.

Tras el tratamiento, se puede comenzar a percibir su efecto de forma casi inmediata. Sin embargo, es a lo largo del primer mes cuando el cambio se aprecia notablemente.

¿A quién va dirigido este tratamiento?

El PRP se puede aplicar a cualquier paciente que lo solicite, pero principalmente está dirigido a jóvenes a partir de los 20 años de edad que padecen acné, o personas que empiezan a percibir falta de luminosidad, flacidez, imperfecciones en la piel, arrugas…etc,

Se requiere primero la atención de un especialista para valorar si se es candidata/o.

¿Qué beneficios tiene el PRP?

Entre los que más destacamos se encuentran los siguientes: 

  • Incrementa la producción de colágeno, lo cual promueve la reparación de arrugas, manchas y marcas de acné. Lo cual provoca en algunos casos, hacerlas desaparecer.
  • Ayuda a combatir la celulitis, ya que al regenerar la piel permite que ésta reanude su ciclo normal, lo que permite que llegue mayor cantidad de oxígeno.
  • Elimina la flacidez de la piel. El efecto del PRP ayuda a tonificar tus músculos y hace que la piel recupere su firmeza y tenacidad.
  • Favorece la producción natural de elastina, una sustancia necesaria para que la piel conserve su elasticidad e impida la aparición de nuevos pliegues.
  • Estimula el crecimiento del cabello. Si se aplica sobre el cuero cabelludo, notarás un pelo fuerte, brillante y con un color más saludable. El PRP estimula el crecimiento sano del cabello en casos de alopecia, estrés, la llegada del otoño… etc,
  • Es un procedimiento rápido, sencillo e indoloro. A pesar de tratarse de microinyecciones, éstas son de pequeñas dimensiones, por lo que el proceso no resulta especialmente doloroso.
  • Es un tratamiento eficaz y cuyos resultados se aprecian de forma casi inmediata. Como hemos comentado, el PRP alcanza su máximo potencial alrededor de los primeros veinte o treinta días.
  • No precisa cirugía, ni conlleva riesgos de alergias o reacciones de incompatibilidad. No genera marcas ni cicatrices, ni se debe guardar reposo.
  • También se recurre a ella para regenerar la piel tras quemaduras o cirugías. Además, es eficaz en heridas ocasionadas por úlceras venosas y en procesos degenerativos de las articulaciones.

Tratamiento PRP en Madrid

¿Te animas a probarlo? En To Be Aguilar Delgado te invitamos a concertar una cita con nosotros, donde te informaremos de todos los detalles y te resolveremos cualquier duda que puedas tener al respecto. Todo un equipo de profesionales a tu disposición para rejuvenecer tu piel y darle los mejores cuidados.